20 . 8 . 2020

” Sobredosis de amor y horas juntos” S.O.S

Es indudable que esta situación de emergencia sanitaria, nos ha conducido a todos a una montaña rusa de emociones que hemos tenido que gestionar de forma abrupta, sin apenas tiempo de adaptación y en muchos casos sin que estemos preparados, o simplemente en la mejor situación.

” Sobredosis de amor o de horas juntos”. Claves para gestionarlo

En las relaciones de pareja ha supuesto un gran impacto .Cada uno de los miembros de la pareja ya venía con sus situaciones particulares, con sus desafíos, sus problemas y sus rutinas y cada relación partía de un punto diferente.

En función de cada situación y etapa y de cada pareja la nueva forma de relacionarnos que se nos ha impuesto ( muchas más horas juntos)  habrá impactado de una forma diferente: parejas que iniciaban la relación y estaban en la fase de ” conocerse”, parejas que empezaban a convivir de forma gradual o definitiva y otras de años de convivencia en un hogar ya establecido.

Precisamente porque no todos partimos del mismo punto, creo  que cada relación debe tratarse de forma individual y única, de forma exclusiva, con la atención y trato de que merece por ser esa relación y no otra.

Pero si me permitís , me gustaría compartir con vosotros algunas claves que resultan muy efectivas para poder mejorar la convivencia en momentos tan extraordinarios:

1. Las emociones individuales:

Es de suma importancia que tengamos muy presente, que la situación en la que nos encontramos ha elevado muchísimo la tensión y la intensidad  de nuestras emociones . Esta extraordinaria situación implica muchas exigencias a nivel individual. O lo que es lo mismo, cada uno hace lo que puede con las circunstancias que le ha tocado vivir.

Primero toca intentar “gestionar ( la mejor forma de las emociones es transitarlas, aceptarlas, abrazarlas) de forma individual. Es absolutamente necesario permitirnos el individualismo en una situación como esta, sin sentirnos culpables, egoístas o cualquier otro tipo de identificativo o etiqueta que pretendamos colocarnos. Es una situación puntual y absolutamente distinta que no nos define. Pensemos en que son la emociones las que juegan el papel principal y no nos juzguemos.

2. ¿Hablamos?

Habiéndonos dado permiso para observarnos, escuchar aquello que las emociones nos quieren decir, transitarlas cómo mejor hemos podido y sobre todo siendo benevolentes con nosotros mismos ,ya estamos preparados para hablar con nuestra pareja.

Esto es lo que me pasa, esto lo que siento y esto lo que necesitaría de ti. Porque cada persona es distinta y lo que te va bien a ti a mi no me funciona y viceversa. Porque no es mejor ni peor tu forma de vivirlo y de sentirlo, pero te escucho, tengo la intención de comprenderte y así te lo traslado. En un tiempo en que todo está cambiando incluidas nuestras rutinas de vida y de convivencia es absolutamente necesario HABLAR y ESCUCHAR. Comunicarnos nos ayudará a entender mejor que está sintiendo la otra persona y nos abrirá espacios de comprensión, apoyo y entendimiento.

3. Acuerdos. Que no se quede sólo en palabras!

Cómo ya he comentado antes no estoy de acuerdo con café para todos, sino con qué necesitas tú y que necesito yo. Además en una situación como esta, en este nuevo contexto hay un cambio de límites, de roles, de tareas.

Hay que separar lo que son las tareas y la convivencia.

No es a mi a quien corresponde decir cuales van a ser esos acuerdos, pero me permito compartir con vosotros algunos consejos que se positivamente que funcionan. De entrada, os sugiero que cómo en cualquier negociación bajéis al detalle ( escribirlo, agendarlo etc) de aquello que queréis que cambie o bien que se inicie a partir de la conversación que hayáis mantenido. Aunque suene poco romántico es necesario, ya que de lo contrario se establece un rol negativo que consiste en estar cada día ordenando, proponiendo, incluso imponiendo y eso agota, asfixia y no es sostenible.

4. Buscar un espacio físico individual:

Aunque tengamos una vivienda pequeña, aunque nuestro hogar tenga no muchos metros, siempre podemos buscar un espacio por pequeño que sea de uso individual. Una silla, una mesa, un rincón con un sillón. Lo que sea dónde puedas estar sólo servirá , dónde no te sientas bajo la mirada de nadie, ni que nadie pueda juzgar lo que haces, piensas o sientes. Un espacio dónde puedas permitirte convivir con esas emociones individuales de las que hablaba antes. Si los espacios son muy reducidos se puede optar por turnarse dichos espacios.

5. Recordemos lo que sostiene nuestro vínculo:

Seamos empáticos, comprendamos, cuidemos , seamos un apoyo y recordemos las bases de nuestro vínculo.

Cómo dice Alex Rovira Amar es la voluntad de comprender al ser amado, amar es cuidar y amar es inspirar. Y los tres verbos se pueden aprender.  Y si hay algún tiempo en que necesitemos más que nunca emplear estos tres pilares es sin duda ahora.

En tiempos de pandemia, de miedo, de incertidumbre el amor es el único antídoto. 

Las emociones se contagian, contagiemos entonces amor, mucho amor.  

¿ Te gustaría profundizar más en alguno de los puntos ó tienes alguna duda?

Si quieres hablar conmigo, agenda una sesión de Claridad totalmente gratuita.

Un abrazo!

Compártelo